Fútbol en los juegos olímpicos

El fútbol como actividad deportiva fue inventado en el siglo XIX, por lo que no hace parte de los antiguos juegos olímpicos. Es una modalidad deportiva que comenzó a hacerse popular a partir de la década del 20 del siglo pasado.
No existe un registro palpable, pero la primera aparición del fútbol en un juego olímpico habría sido en 1896. Luego se realizaron partidos de demostración en 1900 (Paris), 1904 (Saint Louis) y los juegos intercalados de 1906. El primer torneo oficial de fútbol en un juego olímpico tuvo lugar en Londres 1908.
Uruguay fue el primer país no europeo en ganar el torneo en 1924 (Paris), repitiendo el mismo resultado 4 años después en Ámsterdam 1928. El éxito del que gozaba por ese entonces el fútbol posibilito la creación, por parte de la FIFA, de la Copa Mundial de Fútbol. -El torneo fue realizado en Uruguay en 1930 y conquistado por el proprio organizador-.

uruguay 1930 juegos olimpicos

uruguay 1930 juegos olimpicos

Luego de la creación de la Copa del Mundo el fútbol fue perdiendo en su fuerza en los juegos olímpicos ya que el torneo no contaba con planteles profesionales a diferencia de lo que sucedía en el torneo organizado por la FIFA.
A partir de Los Ángeles 1984, se implementaron algunos cambios para intentar retomar el interés por el fútbol dentro de los juegos olímpicos. Llegando a un acuerdo junto con la FIFA para incorporar jugadores profesionales a la competencia. Este acuerdo contemplaba únicamente a selecciones de África, Asia, Oceanía, América Central y América del Norte. En Europa y América del sur, donde el fútbol ya era considerado una potencia, tanto económica como deportiva, las selecciones deberían seguir ciertas reglas en las que se destacaba competir con equipos juveniles que excluyeran jugadores que hubieran competido en Copas del Mundo.
El acuerdo sufriría más cambios hacia 1992, en los Juegos Olímpicos de Barcelona. A partir de ahí todas las selecciones deberían estar conformadas por jugadores menores de 23 años a excepción  de tres jugadores mayores. Esta excepción puede o no ser aprovechada para cualquier selección.
Los cambios realizados en la década del 90 le devolvieron a los Juegos Olímpicos un entusiasmo que hasta entonces había sido opacado por la Copa del Mundo de la FIFA.

nigeria juegos olimpicos 1996

nigeria juegos olimpicos 1996

Los fanáticos de este deporte seguramente conserven en sus retinas a la España del 92, con Guardiola como su mayor exponente. Las Águilas Verdes de Nigeria en el 96, derrotando a la súper selección de Brasil en semis y a la poderosa Argentina en la final. Y en el 2000 la selección de Camerún que a través de Eto’o se consagraba como la segunda selección africana en ganar el torneo.
Fue una década brillante y emocionante para todos aquellos que amamos este deporte, llena de imágenes y recuerdos que seguirán vivos siempre.
Los últimos tres torneos no fueron menos emocionantes. En 2004 Argentina logra su primera medalla dorada en un juego olímpico. La selección estaba conformada por jugadores de primer nivel como Carlos Tevez, Luis “lucho” González y el arquero Germán Lux, por ese entonces todos jugadores del primer equipo profesional. En 2008 Argentina repetiría la consagración dejando en el camino a selecciones como el poderoso Brasil de la que hacia parte Ronaldinho de los mejores del mundo por ese entonces. La figura excluyente de la selección Argentina y del torneo seria Lionel Messi, quien a partir del siguiente año seria galardonado con el balón de oro tres años consecutivos.
El último torneo olímpico estuvo marcado por la consagración de México y una nueva caída de Brasil, conformada por una poderosa selección entre los que se destacaba Neymar, considerado el mejor jugador brasileño en la actualidad.

brasil 2012 juegos olimpicos

brasil 2012 juegos olimpicos

Difícilmente el futbol dentro de los juegos olímpicos logre equipararse a la Copa Mundial de la FIFA, pero si podemos sostener que seguirá siendo un torneo sumamente emocionante del cual nacen las futuras estrellas del futbol profesional.

Algunos datos estadísticos:

Todas las medallas del Fútbol masculino en los Juegos Olímpicos

Año – Oro – Plata – Bronce
1900 – Gran Bretaña – Francia – Bélgica
1904 – Canadá – Estados Unidos (Christian Brothers College) – Estados Unidos (St. Rose Parish)
1908 – Gran Bretaña – Dinamarca – Países Bajos
1912 – Gran Bretaña – Dinamarca – Países Bajos
1920 – Bélgica – España – Países Bajos
1924 – Uruguay – Suíza – Suécia
1928 – Uruguay – Argentina – Itália
1936 – Itália – Áustria – Noruega
1948 – Suécia – Yugoslávia – Dinamarca
1952 – Hungria – Yugoslávia – Suécia
1956 – Union Soviética – Yugoslávia – Bulgária
1960 – Yugoslávia – Dinamarca – Hungria
1964 – Hungria – Checoslováquia – Equipo Aleman Unido (representada por Alemania Oriental)
1968 – Hungria – Bulgária – Japon
1972 – Polonia – Hungria – Union Soviética e Alemania Oriental
1976 – Alemania Oriental – Polonia – Union Soviética
1980 – Checoslováquia – Alemania Oriental – Union Soviética
1984 – Francia – Brasil – Yugoslávia
1988 – Union Soviética – Brasil – Alemania Ocidental
1992 – España – Polonia – Ghana
1996 – Nigéria – Argentina – Brasil
2000 – Camarões – España – Chile
2004 – Argentina – Paraguay – Itália
2008 – Argentina – Nigéria – Brasil
2012 – México – Brasil – Corea del Sur
2016 -

Ranking de Medallas – Fútbol masculino en los Juegos Olímpicos


Pos. – País – Ouro – Prata – Bronze – Total
1 – Hungria – 3 – 1 – 1 – 5
2 – Gran Bretaña – 3 – 0 – 0 – 3
3 – Argentina – 2 – 2 – 0 – 4
4 – Union Soviética – 2 – 0 – 3 – 5
5 – Uruguay – 2 – 0 – 0 – 2
6 – Yugoslávia – 1 – 3 – 1 – 5
7 – Polonia – 1 – 2 – 0 – 3
7 – España – 1 – 2 – 0 – 3
9 – Alemania Oriental – 1 – 1 – 2 – 4
10 – Checoslováquia – 1 – 1 – 0 – 2
10 – Francia – 1 – 1 – 0 – 2
10 – Nigéria – 1 – 1 – 0 – 2
13 – Itália – 1 – 0 – 2 – 3
13 – Suécia – 1 – 0 – 2 – 3
15 – Bélgica – 1 – 0 – 1 – 2
16 – Camerún – 1 – 0 – 0 – 1
16 – México – 1 – 0 – 0 – 1
16 – Canadá – 1 – 0 – 0 – 1
18 – Dinamarca – 0 – 3 – 1 – 4
19 – Brasil – 0 – 2 – 2 – 4
20 – Bulgária – 0 – 1 – 1 – 2
20 – Estados Unidos – 0 – 1 – 1 – 2
22 – Áustria – 0 – 1 – 0 – 1
22 – Paraguay – 0 – 1 – 0 – 1
22 – Suíza – 0 – 1 – 0 – 1
25 – Países Bajos – 0 – 0 – 3 – 3
26 – Alemania Occidental – 0 – 0 – 1 – 1
26 – Chile – 0 – 0 – 1 – 1
26 – Ghana – 0 – 0 – 1 – 1
26 – Japon – 0 – 0 – 1 – 1
26 – Noruega – 0 – 0 – 1 – 1


Casualidad…golpe del destino o coherencia deportiva?

A través de los años re significamos los hechos de distintas formas. Vamos moldeando sentimientos y todo lo que en algún momento fue de alguna forma, hoy la podemos percibir de otra totalmente distinta.  Para quienes amamos el futbol y la historia de este deporte miramos hacia atrás y nos encontramos con distintas historias, leyendas y mitos. Podemos observar que entre todas, los protagonistas suelen repetirse. En la mayoría de los casos, hasta los días que corren. Y el gran protagonista de la primera mitad del siglo XX es sin duda el futbol uruguayo.

Uruguay 1930

Uruguay 1930

Uruguay, a través de su seleccionado nacional, logró consagrarse en los dos juegos olímpicos que antecedieron a la primera Copa del Mundo de 1930, torneo que también se quedaría en vitrinas “orientales”. Luego de estar ausente en el torneo mundial de los años 1934 y 1938, volvió a consagrarse en la Copa del Mundo de Brasil de 1950, hecho que quedaría marcado en la historia como el “Maracanazo”. Entre 1916 y 1950, la selección uruguayo también se quedaría con 8 ediciones de la Copa América.

Si bien, desde temprana edad escuchamos miles de historias sobre la mítica tarde del Maracaná, siempre tuve la curiosidad de entender todo lo que rodeaba a dicha consagración. Como,  90 minutos de futbol pudieron dejar una huella tan profunda, no solo en el corazón de los protagonistas, sino en la historia misma del futbol. Si el desenlace final había sido fruto de la casualidad o reflejaba cierta coherencia teniendo en cuenta las potencialidades de ambos rivales.

Soy un convencido que el hecho deportivo como tal no tiene el poder de dejar marcas semejantes por sí solo, y si su entorno, lo que lo rodea y le da sentido.

Si nos remitimos puramente al evento deportivo, y haciendo una breve reseña histórica de cómo se vivía el futbol hasta ese entonces, podemos sostener con certeza que Uruguay, como potencia de este deporte, que cada vez se hacía más popular, era, consecuentemente,  superior a Brasil.

Repasando todos los pergaminos, que hasta ese entonces cargaba la tan respetada camiseta celeste, podemos suponer que Uruguay era uno de los grandes favoritos a llevarse una nueva Copa del Mundo.

Obviamente los locatarios no pensaban de la misma forma y le hicieron creer al mundo que ellos serian los nuevos campeones del mundo. Esto no se hizo únicamente a través de palabras, medios de comunicación o convencimiento “colectivo”. Desde aquellos años ya se presentía que Brasil sería una gran potencia. Su estilo de juego, habilidad de sus jugadores y pasión desenfrenada permitía vislumbrar un potencial que tarde o temprano explotaría. Pero el 16 de julio de 1950 definitivamente no quedaría marcado por el nacimiento de una nueva era para los brasileños, y si por el día en que la selección uruguaya le amargo la fiesta y se consagro como bicampeón de la Copa Mundial de la FIFA.

uruguay 1950

uruguay 1950

En palabras de Duilio De Feo, ultimo relator sobreviviente de aquellas épocas: “La pucha, parece que le hicimos un gran daño a toda una nación…” “…No hubo vuelta olímpica. A la cancha ingresaba mucha gente buscando una explicación. Miraban con estupor a los rostros de los que habían profanado el Maracaná. Daban lastima verlos a ellos. Aun siendo uruguayo daba mucha tristeza. En los morros estaba toda la gente de las favelas pronta para bajar a la ciudad y festejar. Volvieron a sus casas como pudieron. Afuera del estadio una fila de 11 autos estaba esperando la consagración de Brasil, era el obsequio para los héroes, pero nunca llegaron. Sin alfombra roja, casi a escondidas, apareció Obdulio Varela y Jules Rimet, presidente de la FIFA en ese entonces, le entregó la estatuilla, casi a escondidas, pues hasta parecía que aquel objeto, ese trofeo, le pesaba demasiado…”

Haciendo un estudio más profundo podemos afirmar que no fue producto de la casualidad que Uruguay pudiera ganarle a Brasil. De hecho por aquellas épocas era considerado un rival históricamente superior y difícil de superar. Aun así por la expectativa de los locales, la ilusión desmedida, y el convencimiento de que en aquel día Brasil comenzaría escribir una rica historia dentro del futbol, hicieron que el resultado final quedara inscrito para siempre en la historia de este deporte.

Vinnie Jones, de las canchas al cine!

Muchas veces nos preguntamos cómo sería tal o cual jugador de fútbol si realizara otra actividad fuera del deporte o directamente nos interrogamos acerca de cómo encaran su vida personal.

En este caso le presentamos el caso de Vinnie Jones, un ex Wimbledon que triunfo en el cine británico siéndole fiel a su perfil como futbolista. Era un desquiciado dentro de la cancha y lo mismo demostró en la ficción, esperamos por el bien de su familia que esta no sea su forma de vivir el día a día.

Vincent Jones

Vincent Jones

Su nombre completo es Vincent Peter Jones y nació en Hillingdon, Englanden (Inglaterra) el 5 de enero de 1965. Desde muy pequeño soñaba con ser futbolista profesional y a los 16 años se fue de su casa con el objetivo de realizar su sueño. A partir de ese momento comenzaría la historia de uno de los jugadores de fútbol más violentos, salvajes y desleales de todos los tiempos.

Su primer equipo fue el modesto Wealdstone FC en el que da sus primeros pasos como futbolista amateur. Poco más de un año después se marchó a Suecia para jugar por el IFK Holdsmund. Tiempo después volvería a Inglaterra y a cambio de aproximadamente 10.000 libras ficharía por el Wimbledon. En este humilde equipo de fútbol, ya desaparecido y re-fundado como AFC Wimbledon, lograría formar parte de uno de los equipos más controversiales de la historia del fútbol inglés, los llamaban “The Crazy Gang” (La pandilla de los locos). Vinnie era el “director” de la orquesta y protagonizó innúmeras polémicas, pero el dato más increíble es el titulo de FA que lograrían derrotando al “invencible” Liverpool de Kenny Dalglish’s.

Vincent rescata del día de su debut un intercambio de palabras que tuvo con el utilero del club. Relata: “El día de mi debut con el Wimbledon, el viejo utilero del equipo entró en el vestuario y le pregunté cómo estaba jugando. Me contestó ‘Tengo 85 años, si me dieran la camiseta con el 4, lo haría mejor”. Refleja algo que el propio Vinnie se encargaría de reafirmar cuando próximo al final de su carrera expresa “No puedo correr, no sé pasar, no puedo frenar a nadie y no sé disparar… pero todavía estoy aquí”.

No era un talentoso con la pelota, pero siguió jugando en el Wimbledon afianzándose por medio de un perfil “destructor”. De hecho, una de las jugadas que elevarían su popularidad seria la brusca entrada ante Gary A. Stevens (ver video). Esta entrada innecesaria dejaría en algodones a Gary durante el resto de su carrera, que decidió abandonar en 1992.

Todos recordamos el escupitajo de Chilavert a Roberto Carlos, la trompada de Zandona a Edmundo, el cabezazo de Zidane y la reciente mordida de Suarez entre otras. Bueno, Vinnie era propietario de un repertorio que incluía todas esas conductas en un solo “ejemplar”, escupía, codeaba, lanzaba patadas violentas, cabeceaba a sus rivales, los machacaba, pellizcaba y emitía insultos constantes tratando de intimidar. Antes de entrar a la cancha los rivales ya sabían a qué serian sometidos y de no estar preparados vivían un pánico constante.

Una de las imágenes mas marcantes de Jones fue la que atestiguó su marca personal a Gascoigne, su imagen apretando las partes íntimas de la estrella británica recorrió todo el Reino Unido.

Vinnie Jones y Paul Gascoigne

Vinnie Jones y Paul Gascoigne

Aquella tarde sometió a Paul a un tratamiento personal que nunca olvidaría. Lo tiro al piso en 14 oportunidades, le escupió en la cara y como si fuera poco lo amenazo de muerte. Más adelante Gascoigne haría público sus dichos: “Se me acercó y me dijo: ‘Me llamo Vinnie Jones, soy gitano, gano mucho dinero. Te voy a arrancar la oreja con los dientes y luego la voy a escupir en la hierba. ¡Estás solo, gordo, solo conmigo!”.

Durante el transcurso de su carrera tuvo diversos inconvenientes y se cruzo con muchos otros futbolistas reconocidos como el holandés Gullit, pero dejando un poco de lado las polémicas, el acontecimiento más destacado de la carrera de Vinnie Jones fue la FA de 1988. Difícilmente encontremos una diferencia tan clara entre dos finalistas de la FA, sin embargo “la pandilla de los locos” doblego al Liverpool y se consagro campeón después de un modesto 1 x 0. El resultado eternizo a Vinnie y la pandilla para siempre y aun hoy sirve como ejemplo para demonstrar que la actitud muchas veces supera a la destreza deportiva.

El titulo de FA y su desempeño en el Wimbledon le dieron la posibilidad de ser fichado por equipos de más renombre y en el 89 firma por el Leeds. Al año siguiente recala en el Sheffield Utd y un año más tarde logra lo imposible, jugar en el Chelsea. Después de permanecer apenas una temporada en cada uno de los tres equipos en los que ficho luego del 88, regresa al Wimbledon y en el 99 después de un breve paso por el QPR se retira del fútbol.

Entre el 94 y 97 tiene su experiencia internacional jugando por la selección de Gales. Su abuela era galesa y eso le permitió jugar por dicha selección con la cual disputo 9 encuentros y no gano absolutamente ninguno. Fue capitán en la derrota 7 x 1 frente a los países bajos y lejos de avergonzarse se hizo un tatuaje en el pecho en honor a la capitanía experimentada ese día.

Si no bastara con su carrera como futbolista profesional, al colgar los botines conoce a Guy Ritchie y este no tuvo mejor idea que ofrecerle un papel en su siguiente película, Juegos, Trampas y dos armas humeantes (Lock, Stock and Two Smoking Barrels).

Para quienes no conocen el film y se preguntan cómo fue su desempeño como actor les recomendamos la película, pero les adelantamos que fue todo un éxito y le fue muy fácil asimilar el papel, simplemente actuó como jugaba al fútbol. Tanto en esta película como en sus siguientes actuaciones como Snatch aparece como un hombre despiadado, violento y desquiciado. Y le sale tan bien como lo hacia dentro de las canchas, y eso demuestra su éxito. De hecho, ya ha tenido participación en más de treinta películas. Las más conocidas son las mencionadas Lock, Stock and Two Smoking Barrels y Snatch junto a Mean Machine, X-Men, 60 segundos y Operación Swordfish entre otras.

Hoy vive en Los Ángeles y en el frente de su casa nos deja un letrero que dice: “No tengas cuidado con el perro, pero sí con el dueño”.

Un personaje y pico para aquellos que nos apasiona el deporte y el cine. Dejamos como recomendación la autobiografía de Vincent (Vinnie: The Autobiography) y compartimos algunas de las frases que marcaron aquel Wimbledon de la década de 1980.

Frases sobre el mítico Wimbledon F.C de Vinnie Jones:

Dave Basset: “En este club los únicos hooligans son los jugadores”.

Tommy Docherty: “El Wimbledon tiene tanto encanto como una botella rota de cerveza”. “El himno del Liverpool es ‘Nunca caminarás sólo’. El del Wimbledon es ‘Nunca volverás a caminar’”.

Gary Lineker: “Al Wimbledon es mucho mejor seguirle en el teletexto que en el campo”.

Dave Beasant: “Este equipo es una fábrica de moratones”.